Los cursos de AST de SCA España crean polémica en la comunidad barista

Los cursos de AST de SCA España crean polémica en la comunidad barista

Para la redacción de este artículo se habló con más de 10 personas involucradas en el curso: 3 miembros de la nueva junta de coordinación de SCA, 2 miembros de la antigua junta de coordinación, 4 asistentes al curso de AST. Todas las declaraciones han sido reflejadas en este artículo de una forma fiel e imparcial. Por respeto a los involucrados, se han excluido todos los nombres. Si alguno de los involucrados se siente “no representado” puedo ponerse en contacto con la redacción de El Gato Barista.

El mes de abril abre con la organización de los cursos de AST (Authorised SCA Trainer) en Madrid, un momento ilusionante en el que baristas de toda España se ganan el derecho a ser formadores de cualquiera de las disciplinas en las que ya hayan obtenido la formación profesional… Todo parece ir bien, hasta que un post en las redes sociales prende fuego a la mecha.

En España existen los conocidos como campus de formación, es decir, instituciones que afiliadas a SCA y que pagan un conjunto de gastos que va desde 3.000 euros hasta cerca de 9.000 (entre canon, transportes, títulos, etc…). ¿Lo curioso de este evento? No se realizó en ninguna de estas instituciones ni en ningún otro miembro de SCA.

El sentido común y la ética dicen que los cursos de AST deberían haberse celebrado en uno de los campus de Madrid (ciudad escogida)”, afirma una de las fuentes involucradas. Nada más lejos de la realidad, el lugar escogido fue un espacio de coworking, una ubicación gratuita pero  ajena a SCA y que al menos inicialmente no sería la más adecuada, según una parte de los involucrados.

Para conocer sobre por qué se eligió esta ubicación acudimos a la antigua Coordinadora de Educación de SCA España y encargada de la organización del curso, quien ante la petición de hablar del tema se limita a responder con dos escuetas frases: “Prefiero que preguntes a los asistentes que han podido realizar el curso […] El lugar ha sido elegido y aprobado por SCA central”.

La conversación acaba aquí…. ¿pero hay algo más?

Una decisión unilateral

Según las fuentes críticas con esta decisión, lo cierto sería que la ubicación escogida para el curso se tomó de forma unilateral. “Es falso que lo haya elegido SCA Central”, afirma una de las fuentes: “No existe un protocolo ni nada que diga dónde se tiene que hacer el curso, pero la propuesta lógica era recurrir a los campus ya existentes (y que sí pagan un canon) o al menos a algún centro miembro de SCA. Después de solicitarlo a todos los miembros, solo si ninguno ha aceptado la oferta, se entendería que se celebrase en otro lugar”, concluye dicha fuente.

En otras palabras: la ubicación sí fue aprobada por SCA Central pero no “elegida” (como aseguraba la antigua coordinadora).

“La anterior coordinadora, mediante los canales oficiales, se pone en contacto con SCA Londres para solicitar fecha. Una vez nos dan fecha para abril de 2019 comienza la campaña de AST” (hasta aquí todo bien), asegura otra de las fuentes.

Para tranquilidad de los asistentes del curso de AST, este mantiene toda la validez y se encuentra en una situación totalmente reglada, más allá del debate que generó su decisión.

El problema viene justo en el momento en el que se decide NO consultar a los miembros, y es que tras solicitárselo a la Junta de Coordinación de SCA en varias ocasiones, finalmente todas las conversaciones caen en saco roto.  

¿El resultado? Una decisión unilateral y que aún a muchos de los asistentes del curso AST y miembros de SCA les cuesta entender.

Omisión de los canales oficiales

Los campus y el resto de centros miembros de SCA eran la ubicación “lógica” (al menos a la hora de proponer y como primera opción); pero las críticas no acaban aquí,  y es que el anuncio del curso de AST se hizo público a través de las redes sociales de una empresa privada y no de SCA España (como cabría esperar).

De hecho, algunos de los asistentes del curso critican el tener que haberse enterado a través de estas cuentas privadas y no por los canales oficiales: “Por suerte pude ver el anuncio en instagram, aunque fuese de casualidad”, lamenta uno de los asistentes del curso AST.

Misteriosamente, el post ha sido borrado del perfil de instagram.

Depurando responsabilidades

La decisión fue tomada, aparentemente, con un tinte personalista por parte de la antigua Coordinación de Educación de SCA España.

Por su parte, la nueva Junta de coordinación no tiene absolutamente nada que ver en estos sucesos, y es que tras entrar en funciones el 1 de abril, apenas tuvo margen de maniobra ni para proponer una ubicación alternativa (que ya había sido aprobada por Londres), ni para informar debidamente a través de los canales oficiales (vía email y redes sociales de SCA). De hecho, fue tan escaso el margen de maniobra de la nueva junta que ni siquiera tuvieron la oportunidad de acudir al curso (del que aseguran no haber sido informados).

Por su parte, tampoco hay ningún indicio que apunte a la ubicación escogida como responsable, ya que únicamente habría sido elegida como el lugar de la formación sin mayores implicaciones.